Amar y Admirar a un artista

Vincent Van Gogh es uno de mis amores imposibles, un artista al cual admiro por su destreza con los colores como por su relación con Theo (hermano de Vincent).

Esta semana fui al cine a ver Loving Vincent, desde el primer fotograma me transportó al 2016. Ese año fui a Ámsterdam y visité el museo Van Gogh al que si no habéis ido… os recomiendo que lo hagáis.

Mi visita al museo fue un tanto especial ya que no iba solo y mi acompañante fue una persona que no tiene la costumbre de ir a un museo y menos estar horas y horas. Una semana antes tuve la idea para que ella disfrutará como yo la experiencia de conocer a Van Gogh. Me estudié las obras, descargué el plano del museo y entonces… ¿por qué no ver un museo con música? Cree una lista de reproducción para cada sala, ver el japonismo a ritmo de Sia, la llegada a París con la banda sonora de lo Intocable… Lo recuerdo con mucho cariño. Ver como se detenía en los cuadros y como se movía por la sala al ritmo de la música y de las obras.

Ver la película me hizo recordar el museo y decir para mí mismo “yo también estuve allí” o “Oh! esa casa la dibujé”

Con cariño, Joel.

A %d blogueros les gusta esto: